Estigmas en el arte de la comida saludable
BLOG

Estigmas en el arte del “HEALTHY FOOD”

Henos aquí, los cocineros del futuro inmediato, intentando abordar un puesto en la barca del conocimiento alimentario. Tantos esquemas, estereotipos y esencias en el arte de “HEALTHY FOOD” (comer saludable) que muchos se pierden en la ignorancia; en los “influencers gastronómicos” y en lo predicadores de red. 

¿Qué opaca nuestra visión en el camino del buen comer?; ¿será el capitalismo, el consumismo normativo de las grandes empresas alimentarias o será el desinterés general del gastrónomo hacia una estructura profunda de la alimentación eficiente y equilibrada?

comida saludable healthy food

Tantos paradigmas, realidades y dogmas que es imposible abordarlo en tan pocas líneas; pero que valen enunciar y reclamar para su resurrección:

La dieta de la contemporaneidad vs Healthy Food (Comida saludable)

No hay peor sordo, que él que no quiere oír.

Como bien dice el dicho, lo que sufre la sociedad es una falta de deseo o desinterés propio hacia un estilo de vida saludable; dígase, alimentación balanceada y nutritiva instituida a mediados del siglo XX para acá.

Las sociedades occidentales se han visto plagadas de: ideas, conceptos y estructuras de los que es una alimentación sana. Desde consumir solo alimentos orgánicos, dietas “milagrosas” pasando por la omisión de ciertas grasas o productos manufacturados “no saludables”; tantos estigmas han plagado nuestras realidades que las sociedades y culturas se han hastiado del como comer bien.

Es un desinterés direccionado u obligado (normativamente hablando) que cayó o incurrió en cada uno de los imaginarios alimentarios de cada individuo; que solo y solo es, en momentos críticos de salud mayor cuando caen las telas de la ignorancia.

Lo que ignoramos de los mensajeros:

La OMS (Organización Mundial de la Salud) desde su creación, como otros organismos mundiales especializados en cada rama de la salud a lo largo del mundo; han manifestado con temor y furor la propagación descontrolada de muchas enfermedades causadas y ocasionadas debido a los malos hábitos alimentarios de las sociedades occidentales.

Demarco aquí sociedades occidentales, porque son estos grupos sociales que están más coaccionados al como comer siguiendo “los estigmas de salud” mal vendidos en las redes cibernéticas de nuestra realidad; los ahora oradores de la verdad absoluta.

Ya al revelar estas afecciones, un gran porcentaje de la población cambian sus dietas y sus estilos de vidas para lograr así; no llegar a ser parte de las métricas de mortandad de su país para ese tiempo. 

No obstante, y pensando en crudo este fenómeno; solo un tanto % de los diagnosticados con estas enfermedades, cumplen con las regulaciones necesarias para sobrellevar estos padecimientos; y es que, siendo totalmente sinceros: la buena comida mueve masas, y la comida sin: azúcar, sal, carbohidratos, proteínas y demás elementos de sabor y textura son “drogas” (hablamos aquí de drogas, en el sentido analógico de satisfacción personal)

OMS salud

¿Healthy food ≠ SIN?

El termino SIN es una negación que todos y hablo de una generalidad en acción, evitamos a todo furor. Esa negatividad u omisión obligada plantea un escenario triste o deplorable de lo que ahora es comer.

Si tantos hombres y mujeres abandonan el comer sanamente por la hamburguesa de la esquina, ¿es culpa de quién? ¿de los doctores, de los nutricionistas, de los supermercados, de las cadenas de alimentación o del mismo individuo que padece la enfermedad? Para responder esta diatriba; qué mejor que, las palabras sagradas del cristianismo lo solucionen:

Tiré la primera piedra, el que esté libre de culpa

¿Rico será sinónimo de Healthy food?

Aquí, querido lector, está el meollo del asunto. Nadie, absolutamente nadie quiere abandonar las satisfacciones que te brinda “la comida de la modernidad”, por dosis de salud sinsabor.

El SIN… otra vez. La diabetes; la hipertensión; el alzhéimer; los problemas respiratorios o los problemas cardíacos entre otras enfermedades que repercuten en los hábitos alimentarios; todas ellas casi siempre llegan acompañados del nada esperado SIN.

Con reglas estrictas del como comer bien.  Medidas “restrictivas” que no están fundamentadas en ningún tabloide o leyes médicas; sino que es parte de ese hueco existencial que nuestra realidad dominante nos ha permeado.

 Así que, ¿es posible alimentarse sin caer en dietas insípidas? Si, totalmente.

El arte de comer rico, y saludable es cuestión de conocimiento y destreza. Aspectos claves que el cocinero del mañana en compañía de un grupo multidisciplinario (artes medicas, sociales y humanísticas) tienen como obligación de manejar y principalmente de promulgar.

El cocinero del mañana. La generación Healthy y Bio-sostenible

Si por cada cocinero de vocación, que recreará los alimentos verificados por los nutricionistas; tendríamos una disminución abismal en los saldos de mortalidad anual como en los nuevos diagnósticos de las enfermedades ya mencionadas.

Cambiando solamente los patrones de consumo normativos, por esquemas de alimentación desarrollados para cada enfermedad; se abre un panorama infinito de opciones de alimentos, platillos y dietas que pueden consumir, disfrutar y recrear en cada uno de los círculos sociales de cada individuo sin alterar, ni desmejorar las condiciones de salud ni de sabor.

Este es el nuevo objetivo del cocinero del mañana. Ser predicador y hacedor de nuevas maneras en el arte de comer. Olvidemos esos viejos e infundados estigmas del comer; y declaremos al FUTURO una gastronomía rica en sabor que nutra el alma, salve vidas y siga trayendo alegrías y nuevas experiencias a cada comensal.

Que mi palabra sea ley y mi fuerza mi sartén.

Cocinera del mañana.

contracto cocinero healthy food

Aquí termina mi análisis personal como cocinera en formación para un cambio. ¿Qué te ha parecido estas líneas?; ¿muy radical mi ideales? o ¿tal vez tenga algo de razón? Si te ha quedado con dudas o deseas aportar algo a esta discusión, te espero en la cajita de comentarios.

¡STOP! Ya leíste mi última oda a la Cachapa. Pasaté por alla, ¡estoy segura que te va a gustar!

Para mayor información, visita nuestras redes sociales:


Twitter: @Gastronota

Facebook: La Nota Gastronómica

Instagram: @lanotagastronomica

Amante del mundo de la gastronomía y de la cultura alimentaria. Simple mortal en la búsqueda de... (¿qué busco?) cuando lo encuentre te lo haré saber. Mientras tanto, estos escritos son simples ideas abstractas y no tan descabelladas de mi concepción del mundo y sobre todo, de los tejidos de relaciones e intercambios que existen dentro del acto de comer.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *