cachapa
BLOG

Nada como una: Cachapa

La primera cachapa es del perro[1]

(dicho coloquial venezolano)

Estamos aquí, en tiempos de cuarentena discutiendo el vocablo cachapa: /ka.ˈt͡ʃa.pa/ ¡Oh dulce maíz de nuestros ancestros! si de verdad broté de ti, déjame predicar tus virtudes.

Tanto el padre jesuita Filippo Salvatore Gilij[2] como otros cronistas de décadas posteriores al descubrimiento del nuevo mundo; expresaron bajo su propia experiencia gustativa, el amplio banquete de opciones que la misma tierra local ofrecía a sus habitantes. Pasando por la dulzura de la papaya; la fuerza de creación y destrucción de la yuca; el color y aroma del ají hasta llegar al maíz.

Todos o casi todos los pobladores nativos del continente americano, cosechaban el maíz en sus múltiples variables y la pequeña Venecia no se quedaba por detrás.  Los hallazgos arqueológicos o de las otras ramas de las Ciencias y Humanidades han declarado que tanto:

 â€œEl maíz como la yuca fueron fuentes básicas de alimentación en occidente y oriente respectivamente; y que alrededor de ambos cultivos se formaron dos centros de desarrollo cultural, mientras que en el centro del país hubo una zona de transición en la que coincidieron rasgos occidentales y orientales.” [3]

Henos aquí el venezolano occidentalizado, redescubriendo las huellas de nuestro pasado alimentario. Comemos los que comemos porque nuestra cultura alimentaria no se transforma tan fugazmente como las otras aristas de nuestras estructuras sociales, religiosas, económicas o políticas.  Es una resiliencia fuertemente arraigada a nuestro ADN. Pero, de que sirve una cuartilla de introducción a lo que es el símbolo: /ka.ˈt͡ʃa.pa/ ¿esto se come?

plato venezolano cachapa

Si, se ingiere y se reivindica.  Este conjunto de sonidos no es más, que la apreciación sonora de la conocida (cachapa) conjunto de imágenes del sistema escrito, con el cual todos los hispanohablantes la asociamos. 

/ka.ˈt͡ʃa.pa/ = cachapa

La cachapa o cachapa de budare es una tortilla delgada y redonda, hecha de maíz tierno molido, asada en un budare[4] o en una plancha. Tan sencillo como la receta de Armando Scannone en su libro rojo[5]: maíz tierno, sal, agua y azúcar. 

Como vimos, el maíz está presente en nuestra tríada alimentaria y de ella no solo obtenemos la conocida y ahora estrella internacional arepa; sino que, de ella tenemos otro platillo tan consumido como la aclamada cachapa. El jojoto, como bien se le conoce en nuestra tierra de guacamayas y araguaney, es ícono de la gastronomía venezolana.

Si bien, no todos los grupos sociales o familias consumen cotidianamente este platillo en sus distintos horarios alimentarios a lo largo del día; este plato no pierde su validez e identidad al momento de evocarlo. Fenómeno interesante que valdría la pena profundizar en otras líneas. No obstante, dejemos este bollo para otra cena, porque lo que se viene a continuación es el meollo de estas cursivas.

La cachapa venezolana es de seguro un platillo tan marcado en nuestras pieles, como es el cuadro del Ávila en nuestras ventanas; y es que, solo concentro esta idea a un plano local, específicamente Caracas; lugar, donde esta chica que mecanografía sus pensamientos puede defender este enunciado.

Así que, si bien la cachapa tiene o no que llevar el toque dulzón entre su complexión; como si va mejor acompañada de queso de mano o como de queso guayanés, son ramificaciones e inquietudes solidas que ofrecen el movimiento y fluctuaciones de acciones sociales que mantienen en vigencia su poderío; aun si un caraqueño no consume este pan ancestral en sus comidas diarias.

¿Es entonces, esta tortilla la culminación de sabores? Miro Popic lo describe muy bien: “(…) podemos identificarla con cierta facilidad (…) tenemos salado, dulce, amargo, ácido y, últimamente, umami”[6] He aquí la cima del Olimpo donde estamos ahora; si por mi fuera, tanto Jesús, Zeus como Odín están festejando con un par de cachapas con un buen queso fresco.

Día n° ? de cuarentena

cachapa con queso guayanés

Ha llegado el momento de empezar a cachapear [7] con mayor simbolismo nuestro destino culinario nacional.  Cuatro paredes no cierran nuestra voluntad hacia una resiliencia profunda de nuestras costumbres gastronómicas. 

¿Dónde se preparan las mejores cachapas en Venezuela?[8] Esa respuesta está presente en nuestro imaginario colectivo.

 #NoApaquesLaHornilla

Si te ha gustado este post, te invito a: compartirlo, a comentarlo y por supuesto que a seguirnos en nuestras redes sociales para más información curiosa.

¡STOP caracol! Ya leíste el artículo: ¡No me vendas gato por libre! Es la cartilla del menú a la nueva sección de entre Sazones y palabras: Refranes con gusto.


Referencias bibliográficas

[1] Boza, F. V. (1984). El Folklore en la alimentación de Venezuela y España. Caracas: Facultad de Medicina de la Universidad Central de Venezuela. Instituto de Capacitación Agrícola (INAGRO).

[2] Filippo Salvatore Gilij: Misionero jesuita, cronista. Atravesó el Atlántico en 1743 en la expedición comandada por el padre José Gumilla. Su obra fundamental Saggio di storia americana fue apareciendo en Roma entre 1780 y 1784 en 4 volúmenes. En 1955 se publica en Bogotá, traducido, el volumen IV dedicado al estudio de Tierra Firme. Los 3 primeros volúmenes se publicaron en castellano, en Caracas, en 1965. (Polar, s.f.)

[3] Popic, M. (2015). El pastel que somos. Caracas: Arte-Soluciones Gráficas.

[4] Budare: Plancha circular de hierro o barro cocido usada para cocinar sobre el brasero o la hornilla. Se utiliza generalmente para cocinar la arepa, la cachapa o el casabe, o para tostar los granos de café y cacao. Se engrasa o aceite antes de colocar la masa. Sin. Aripo, budale, bureve. (Cartay, 1997)

[5] Scannone, A. (1986). Mi cocina a la manera de Caracas . Caracas: Edicción de bolsillo Jaimes Libros .

[6] Popic, M. (19 de 09 de 2017). Misión Gula de Miro Popic Cachapa con queso: la grandeza de lo simple.

[7] Cachapear: Preparar las cachapas  (Cartay, 1997)

[8] Popic, M. (01 de 08 de 2015). Misión Gula: Una historia de amor.

Polar, F. (s.f.). Diccionario de Historia de Venezuela. Obtenido de Bibliofeb

Cartay, R. (1997). Diccionario de alimentación y gastronomía en Venezuela. Caracas: Fundación Empresas Polar – Universidad de Los Andes., 1997)

Para mayor información, visita nuestras redes sociales:


Twitter: @Gastronota

Facebook: La Nota Gastronómica

Instagram: @lanotagastronomica

Amante del mundo de la gastronomía y de la cultura alimentaria. Simple mortal en la búsqueda de... (¿qué busco?) cuando lo encuentre te lo haré saber. Mientras tanto, estos escritos son simples ideas abstractas y no tan descabelladas de mi concepción del mundo y sobre todo, de los tejidos de relaciones e intercambios que existen dentro del acto de comer.

Un comentario

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *